24 enero 2012

Rojo


Autorretrato de Delia Panpahoy realizado con sangre menstrual
Forma parte de la Exposición colectiva y publicación on-line "Sin Nombre", inspirada en el acto
psicomágico de Alejandro Jodorowsky. Idea del proyecto y ejecución de Débora Tenembaum.

Rojo
el principio es la sangre
y la blancura inmaculada
Asusta
esa pureza sin mancha
y el primer trazo
Rojo
recorro el papel y sin embargo
no deja de ser inmaculado
pues mi sangre no mancha
ni resta pureza
Si no que unge y vuelve templo
al blanco lecho que la recibe
Trazo pues el recorrido sagrado
en el que me represento
con el pelo alborotado por el viento
pues en mi otro cuerpo el pelo
es ser viviente
puro movimiento
fluidez de sierpe que se enrosca
curvatura de caracol que se espirala
se teje y se desteje
se pliega y se despliega
en un puro vaivén orgánico.
Ahora nacen los ojos
cerrados abiertos hacia dentro
como cajas de Pandora
feroces o temibles
y al fondo (muy al fondo) la esperanza
que no se pierde
que está inscrita en la esencia
Y así
puede el llanto fluir
Rojo
como la corriente que late
de las mil vida antes de la mía
De aquellas que se apagaron o se extinguieron
pero dejaron un fulgor incandescente en mi sangre
como un racimo de flores amapolas
extendidas sobre el papel
inmaculado
Flores derramadas en el templo que hay
detrás de mis ojos
o dentro de mí matriz
que es capaz de parir un mundo
Hay un templo en el río de amapolas
que trenza mi sexo que baña
la blancura tierna de mis muslos
Y yo soy un templo que camina
pues dentro de mí
caminan todas las que fueron
las que son y las que serán
las posibles, las imaginables
las que simultáneamente gozan
en ocho instantes paralelos
convergentes
contingentes
inmensos
Todo eso y mi representación
acaricio con amoroso cuidado
La fibra íntima de mi infinito
la gota roja que contiene el universo
y en un instante
resbala sobre la blancura inmaculada
insuflándole
Las Vidas.