14 julio 2009

Débora Tenenbaum

Tal día como hoy, hace 33 años, d. se calzó nuevo traje de piel humana, juntó todas sus fuerzas y se dispuso a empujar. Como si la vida le fuera en ello. Como si esa fuera la única vida posible, pues así es el modo en que las guerreras se enfrentan a las batallas.

Sabía que había venido a luchar y también sabía que estaba preparada.


Tal día como hoy, hace 33 años, d. comenzó a crear su universo. Lo pobló de dificultades y alegrías. Lo cuajó de pequeños detalles, de valentías y tristezas, de dulzuras y de olvidos. De asperezas y de inteligencia, y de sutileza. Y de desgarros.

Después le pareció que algo faltaba y nos creó a nosotr@s.


Hoy, 33 años después. Orgullosa y feliz de pertenecer a tu mundo, yo, que me digo tu amiga, y que me sé tu amiga. Yo que te amo profundamente, no puedo mas que bendecir a tu madre, a tu padre y a todo el árbol que te hizo posible en este cuerpo.

En este cuerpo hermoso que paseas con paso de gata por la tierra que se alegra de sostener tus pies.

Y te bendigo a ti, a tu fuerza, a tu determinación. A la voluntad infinita con la que te mueves hacia la realización. Y me bendigo a mí misma por crearte en mi vida, al igual que tú me creaste en tu vida.

Felicitemonos pues, porque hoy es un día glorioso. Hoy hace 33 años. Ni uno más, ni uno menos.

09 julio 2009

Invocación IIII - Naranja


Te espero en la alegría
con el corazón encendido como una vela
cálida
como la matriz materna
con una sonrisa en la boca
y los ojos
abiertos como flores


La visita inesperada

En sueños. Apareció ÉL. No se parecía al que yo esperaba. Me dijo, aquí estoy, he llegado, SOY YO. Le dije, No es tu piel, ni tu pelo, ni tus ojos. Me dijo, No me pude traer esos atributos. Sentí que era ÉL y que también era OTRO. Me abrazó y me besó y me habló como Aquel Que Ama Mi Corazón. Pero no era su piel ni su pelo ni sus ojos. Y más adentro pude sentir al OTRO, como una presencia burlona. Le dije, No me reflejo, no son tus ojos de estrellas. Y me aparté de ÉL. Me dijo, Tu apego a lo aparente no te deja sentir la esencia.

Me dividí en dos que discutían. UNA percibía claramente la presencia de un OTRO que no debía estar. La OTRA creía la verdad que contenía la afirmación de ÉL. ¿Apegados a la estructura de lo aparente nos aferramos a la piel, al pelo, a los ojos, sin ser capaces de ver más allá?


Me quedé sola. Un ser único suspendido en el cosmos, creando universos, viviendo su sueño. Contenida y continente de todo lo posible. Contingente. El Todo. El punto. El SER.

08 julio 2009

Invocación III - Oro


La deslumbrante, cálida, brillantez
la dulce miel
la piel que sobre la piel dibuja el sol
La porción de luz que me corresponde
porque he creido
y porque creo
Lo que me pertenece
vendrá a mí
vendrá a mí
vendrá a mí

Invocación II - Amarillo


Vida brillante
vibrante
luminosa
Penetra en mí y hazme traslúcida
como una luciernaga cuajada de amaneceres
Quiero irradiar luz
y que me veas
llegar hasta ti mientras
a mí llegas
y todas las puertas se abren
sobre sus goznes.

Sólo Luz.