14 febrero 2017

Simetrías


Hoy me desperté con un discreto dolor en los omóplatos 
un dolor de brote germinal empujando la carne 
justo en el nacimiento de las alas 
justo donde les brotan las alas a los ángeles. 
Empuñando mi tristeza con la mano derecha 
y el cepillo de dientes con la mano izquierda 
me dispuse a batirme en retirada 
después de descartar batirme en duelo 
con la otra de ojos florecidos, 
pues ya dolía bastante el suelo 
sembrado de diamantes semillas lágrimas 
y migas de pan para los pájaros de la mañana. 
Miré mis manos, racimos de dedos 
y cuencos vacíos o llenos de promesas 
y me asomé de nuevo al espejo flor que permanecía 
redondo y oscuro como un pozo. 
Esperaba ver tu mirada 
vigilándome serenamente 
cuidándome desde algún espacio intermedio.
Pero únicamente encontré 
la doble soledad paralela de mis ojos 
y una pluma de ganso que caía 
desde la altura infinita donde se congela el aliento
Allá donde vuelan los ángeles.
Agité un poco alas, para acomodar las plumas 
e inserté la de ganso entre las mías 
como se introduce una flecha en el carcaj 
y todo estuvo cumplido.
El sol y la luna se miraban de frente 
afuera cantaba el mirlo 
y ya nada carecía de sentido.

No hay comentarios: